Cómo hacer críticas constructivas en el ámbito laboral

Aprende a realizar críticas constructivas a tus compañeros para mejorar la dinámica de trabajo y las relaciones de equipo

09-01-2018

En el trabajo, como en la vida, es imprescindible manejarse con propiedad y empatía, también a la hora de expresar comentarios o críticas. Ser respetuoso, escuchar al otro y tratar de ponerse en su lugar incluso a la hora de marcar errores, permitirá crear un clima de confianza y motivación en el trabajo.

La diferencia entre una crítica destructiva y una constructiva es el objetivo que persigan; es decir, mientras que la primera pretende echar por tierra sin contemplaciones un acto o aspecto, la segunda busca promover la reflexión para lograr una mejora.

Sin embargo, aunque pueda parecer muy sencillo, no siempre es fácil encontrar las palabras adecuadas para expresar una crítica, por muy constructiva que esta pretenda ser. Para ir sobre seguro conviene tener en cuenta lo siguiente:

1). Con respeto. Nada justifica la falta de respecto, por ese motivo, a la hora de poner de manifiesto un error ajeno habrá que esforzarse en explicar las razones por las que determinado acto necesita hacerse de otra forma. Utiliza palabras directas pero consideradas al mismo tiempo.

2). Cuida el tono. Para evitar el famoso refrán “vencerán pero no convencerán” hay que mantener un tono de voz correcto, capaz de persuadir positivamente al contrario para hacerlo ver que debe incorporar los cambios que se le plantean.

3). En el momento adecuado. Este tipo de comentarios se reciben mejor en frío, cuando prime un ambiente calmo y preferiblemente reine la concordia.

4). Cuidado con cómo se hace el planteo. Además de ser cuidadoso en la manera de abordar la crítica, también debes estar preparado para las diferentes reacciones que puede tomar la persona afectada. En cualquier caso, haz entender qué el comentario está cargado de la mejor de las intenciones y que solo buscas su beneficio.

Estas pautas son aplicables tanto en el ámbito personal como en el profesional. Sin embargo, en el trabajo las personas suelen mostrarse menos receptivas y más vulnerables antes los comentarios ajenos. Para evitar conflictos y lograr los mejores resultados en el equipo, empieza a aplicarlos en el día a día.